Hot Best Seller

Un país mental: 100 poemas chinos contemporáneos

Availability: Ready to download

En 1899, un funcionario de la dinastía Qing, Wang Yirong, cayó enfermo mientras se encontraba en una zona rural de China y tuvo que recurrir a un médico curandero. El médico le diagnosticó malaria y le recetó unos huesos de dragón […] Pero apenas Wang Yirong los tuvo delante notó la presencia de unas marcas extrañas […] Lo que tenía entre sus manos eran los primeros antece En 1899, un funcionario de la dinastía Qing, Wang Yirong, cayó enfermo mientras se encontraba en una zona rural de China y tuvo que recurrir a un médico curandero. El médico le diagnosticó malaria y le recetó unos huesos de dragón […] Pero apenas Wang Yirong los tuvo delante notó la presencia de unas marcas extrañas […] Lo que tenía entre sus manos eran los primeros antecedentes de los actuales ideogramas chinos. La relativa inmutabilidad que esto sugiere no debería llevarnos, sin embargo, a pensar a la literatura china actual bajo el mero signo de la continuidad. Con varios miles de años por detrás, la poesía china contemporánea se inscribe bajo el signo de la ruptura con esa tradición. El momento clave se remonta a principios del siglo XX, cuando un movimiento de intelectuales promovió el abandono del wenyan (la lengua clásica) y la adopción del baihua (o habla cotidiana). Varias décadas después, en los 90, el campo poético chino se vuelve a polarizar, precisamente entre aquellos que emplean un lenguaje estilizado y escriben textos que contienen gran cantidad de referencias eruditas, y los que utilizan un lenguaje coloquial y se enfocan en la experiencia cotidiana. Pese a que muchas veces han sido identificados con una u otra de estas corrientes, los poetas aquí antologados se encuentran en un lugar híbrido, aunque ocasionalmente más cercano a una u otra. Entre 2008 y 2009 viví en Beijing, ciudad a la vez evanescente y eterna, y tuve la oportunidad de conocer a varios de ellos. Este libro es, en ese sentido, el resultado de dos viajes: de un viaje concreto por China y de uno anterior, un viaje imaginado por un país mental que se superpone y confunde con las imágenes de los lugares y personas que vi.


Compare

En 1899, un funcionario de la dinastía Qing, Wang Yirong, cayó enfermo mientras se encontraba en una zona rural de China y tuvo que recurrir a un médico curandero. El médico le diagnosticó malaria y le recetó unos huesos de dragón […] Pero apenas Wang Yirong los tuvo delante notó la presencia de unas marcas extrañas […] Lo que tenía entre sus manos eran los primeros antece En 1899, un funcionario de la dinastía Qing, Wang Yirong, cayó enfermo mientras se encontraba en una zona rural de China y tuvo que recurrir a un médico curandero. El médico le diagnosticó malaria y le recetó unos huesos de dragón […] Pero apenas Wang Yirong los tuvo delante notó la presencia de unas marcas extrañas […] Lo que tenía entre sus manos eran los primeros antecedentes de los actuales ideogramas chinos. La relativa inmutabilidad que esto sugiere no debería llevarnos, sin embargo, a pensar a la literatura china actual bajo el mero signo de la continuidad. Con varios miles de años por detrás, la poesía china contemporánea se inscribe bajo el signo de la ruptura con esa tradición. El momento clave se remonta a principios del siglo XX, cuando un movimiento de intelectuales promovió el abandono del wenyan (la lengua clásica) y la adopción del baihua (o habla cotidiana). Varias décadas después, en los 90, el campo poético chino se vuelve a polarizar, precisamente entre aquellos que emplean un lenguaje estilizado y escriben textos que contienen gran cantidad de referencias eruditas, y los que utilizan un lenguaje coloquial y se enfocan en la experiencia cotidiana. Pese a que muchas veces han sido identificados con una u otra de estas corrientes, los poetas aquí antologados se encuentran en un lugar híbrido, aunque ocasionalmente más cercano a una u otra. Entre 2008 y 2009 viví en Beijing, ciudad a la vez evanescente y eterna, y tuve la oportunidad de conocer a varios de ellos. Este libro es, en ese sentido, el resultado de dos viajes: de un viaje concreto por China y de uno anterior, un viaje imaginado por un país mental que se superpone y confunde con las imágenes de los lugares y personas que vi.

33 review for Un país mental: 100 poemas chinos contemporáneos

  1. 4 out of 5

    Derian

    Quedé fascinado con la poesía china cuando descubrí hace años a Tu Fu en traducciones chapitas de Daniel Durand. Había sido escrita once siglos atrás y sonaba como si fuera escrita ayer. Mucha agua pasó abajo del puente. Esta antología confirma una intuición: la poesía china es una de las mejores que se escribieron en el universo. Voy a aprender la lengua alguna vez?

  2. 4 out of 5

    Rodrigo Fernández

    Confío en la poesía de nuevo. Estos hermosos chinos muestran y no demuestran. No estrujan ningún mundo interior ni saturan ni apelan a algún estilo ni se ocultan en juegos de lenguaje; es la ternura o la simpleza o incluso a torpeza del mundo la que se desliza. Una bendición de libro.

  3. 4 out of 5

    Gabriel

    Se nota un ligero «lost in translation» a mi parecer.

  4. 5 out of 5

    Andrea Ladino

    Agradezco todo el esfuerzo que debe haber implicado traducir (o intentar traducir) estos poemas del chino al español. Y pese a que más de alguno me gusto mucho, no puedo dejar de pensar en la belleza que debe ser leerlos en su original. De por sí la escritura china es un arte. Su sonoridad, tan rítmica y rica en tonos, es una experiencia poetica. Por ahí va mi desazón con este libro. Sin embargo, destaco los poetas Wang Xiaoni, Yu Jian, Han Dong, Huang Canran y Yu Xiang.

  5. 5 out of 5

    Vanina Colagiovanni

  6. 4 out of 5

    Deni

  7. 5 out of 5

    Adriana

  8. 5 out of 5

    Marco Palavicino

  9. 4 out of 5

    Jonnathan Opazo

  10. 5 out of 5

    Farah Dabed

  11. 4 out of 5

    Héctor Aceves

  12. 4 out of 5

    Su

  13. 4 out of 5

    Andres

  14. 5 out of 5

    Renata Sagredo Osorio

  15. 4 out of 5

    Luis Pablo

  16. 4 out of 5

    Pablo

  17. 5 out of 5

    Gerardo

  18. 4 out of 5

    Soledad Marrero

  19. 4 out of 5

    Ines

  20. 5 out of 5

    Maricarmen Sequera

  21. 5 out of 5

    Paloma Vicente

  22. 4 out of 5

    Filip

  23. 4 out of 5

    Boris Duque

  24. 4 out of 5

    Axl.Txt Alejandro

  25. 4 out of 5

    lulai

  26. 4 out of 5

    Belén

  27. 4 out of 5

    Albanie

  28. 4 out of 5

    Fabián Mamaní

  29. 5 out of 5

    Camila More Hurtado

  30. 4 out of 5

    Diego García

  31. 5 out of 5

    Juan Senese

  32. 5 out of 5

    Joaco

  33. 5 out of 5

    Paloma Violeta

Add a review

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading...
We use cookies to give you the best online experience. By using our website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.